¿Utlilizas tu creatividad e inteligencia para provocarte depresión?

¿Utlilizas tu creatividad e inteligencia para provocarte depresión?

Este artículo podría empezar con uno de esos titulares usualmente utilizados en noticias falsas, porque creo que captaría perfectamente su tesis:

Más que una noticia falsa, yo lo consideraría una media verdad. La parte que definitivamente no es verdad es que la ciencia lo demuestre (por lo menos, no en mi conocimiento). Como una persona entrenada en artículos académicos que involucran investigación, me parece poco interesante demostrar que las personas depresivas son más creativas e inteligentes.

Pero lo que sí me interesaría demostrar es que las personas más creativas e inteligentes, tienden a ser depresivas.

Porque sí. Eres una persona creativa e inteligente. Pero eres un poco como Darth Vader y eliges el lado oscuro de la fuerza.

¿Creatividad + inteligencia = depresión?

Es una idea con la que me tropecé mientras escuchaba las palabras de Sadghuru, un yogi de YouTube que realmente comparte varias joyas de lo más interesantes.

La idea es la siguiente: si eres una persona que tiende a sentirse deprimida, o de muy mal ánimo, lo que está ocurriendo es que eres capaz de producir ideas y sentimientos muy intensos, pero estás utilizando este don en la dirección equivocada.

Y esta capacidad es exclusiva de las personas inteligentes y creativas, obvio.

La mayoría de personas están simplemente adaptadas a una visión rígida de lo que es la realidad. Algunos se adaptan mejor y otros peor. Pero solo las personas creativas son capaces de crear sus propias circunstancias. Son capaces de crear y sostener ideas y sentimientos muy intensos.

Ante la frustración, el fracaso, los celos y la vergüenza, esa capacidad innata para crear y sostener ideas y sentimientos se direcciona hacia lo negativo. De repente la persona creativa e inteligente se siente deprimida; la depresión se intensifica, y se considera un auténtico desorden mental, cuando la persona  creativa e inteligente utiliza todos sus recursos cognitivos (sin darse cuenta) para sostener y alimentar estas ideas. Es un círculo vicioso.

Obviamente, hay otros mecanismos adicionales que interfieren en el proceso. Uno de los más importantes y complejos es la recompensa que el individuo recibe por su conducta – la cual usualmente viene en la forma de atención por parte de quienes le rodean.

Es común que las personas que desarrollan depresión estén buscando recuperar la atención que han perdido de parte de personas que son importantes para ellos – personas que admiran o aman a pesar de no sentir que sus emociones son retribuidas justamente. Es un elemento un poco infantil del proceso, pero sí, es parte de él.  

Ahora, lo bueno

La misma capacidad para crear y sostener ideas y sentimientos tan intensos puede utilizarse para lo opuesto a la depresión, es decir, para impulsar la intensidad de ideas y sentimientos que serán de mayor provecho para la persona que ha identificado que tiene esta capacidad.

No quiero sugerir que es tan fácil como suena, pero de alguna manera sí puede ser fácil para las personas creativas e inteligentes. El truco está en desarrollar la capacidad de reconocer cuando estamos frente a una idea negativa, que no contribuye a nada positivo para nosotros, y sustituir esa idea por otros preceptos más constructivos, como el agradecimiento, el optimismo respecto al futuro y la felicidad que podemos cosechar de simplemente vivir a través de una actitud sincera a favor de la vida como la mejor experiencia posible.

Una vez que estas ideas se van desarrollando, iremos encontrando nuevas ideas secundarias que se anexan al concepto original, tal como ocurrió con la depresión.

No esperes que ocurra de la noche a la mañana porque es posible que en primera instancia esos nuevos conceptos que quieres crear, se sientan un poco huecos y repetitivos. Claro, son nuevos caminos neuronales que apenas se están abriendo – no tienen el soporte de otras ideas secundarias que puedes haber nutrido durante mucho más tiempo. Pero esfuérzate por mantenerte enfocado en esas ideas y de cultivarlas proactivamente. Escribe al respecto, piensa al respecto, fantasea al respecto.

Sé constante y tu vida entera cambiará

Recuerda que mientras más tiempo y esfuerzo le dediques a cultivar esos conceptos, más lejos estarás de la depresión y más cerca de descubrir el auténtico potencial de tu creatividad y tu inteligencia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *