Es común que las personas utilicen el término «página web» con mayor frecuencia que el término «sitio web», pero también es común que se estén equivocando respecto a lo que referencia con cualquiera de los dos términos.

En el sentido estricto, podemos defender que un sitio web se compone de múltiples páginas. Y en el mismo sentido podemos decir, con bastante simpleza, que un sitio web es un conjunto de páginas web, usualmente accedidas a través del mismo dominio (que usualmente es el nombre del sitio – por ejemplo, estebanmuirragui.com es el dominio que utilizo para mi sitio web).

Entonces, cuando hacemos un sitio web, es común que nos dediquemos a crear múltiples páginas que contendrán distinto contenido. Esas páginas estarán relacionada bajo algún tipo de estructura que puede deducirse a través de los menús del sitio dado que éstos tienen precisamente como función el establecer estructura para que el usuario navegue y encuentre lo que busca.

El menú de un sitio web nos puede permitir tener una idea preliminar muy clara de su estructura, así como de palabras clave importantes para su creador.

Pero no es necesario que pensemos siempre en sitios web.

Un sitio web puede funcionar como un repositorio de información de distinta naturaleza. Y es verdad que hay ciertas consideraciones respecto al contenido de un sitio web que influencian significativamente la manera en la que el sitio se relaciona con motores de búsqueda.

Pero hay estrategias, más cercanas a lo que hoy en día se conoce como inbound marketing, dónde realmente tiene más sentido diseñar un flujo claro y sencillo para la experiencia. En este tipo de estrategia, podríamos realmente crear una sola página para recibir el tráfico correspondiente a una campaña. En estos casos, el término correcto es landing page, o página de aterrizaje.

Un landing page suele verse muy sencilla. Es básicamente una página web destino en una campaña, y que suele buscar una acción específica por parte del usuario. 

Un landing page hace referencia a una página web unica hacia la cual dirigiremos tráfico a través de una campaña. Un landing page puede o no ser parte de un sitio web, pero lo importante es que es la página hacia la cual direccionaremos el tráfico correspondiente a una campaña o acción publicitaria.

En conclusión, una página web es tan solo una de las páginas que puede conformar un sitio web, y un landing page puede o no ser parte de un sitio web, pero hace referencia a una página específica en la que esperamos recibir el tráfico de una campaña.

Seguro escucharás a muchas personas confundiendo estos términos – pero ahora tú ya lo tienes claro y no tienes por qué confundirlos.