He estado pensando en qué es la autenticidad y por qué las personas se sienten atraídas por este concepto a pesar de ser tan elusivo (la mayoría no podría ser descrita como «auténtica» manteniendo el valor del concepto).

El tema es que la mayoría de personas toman decisiones basándose en su entendimiento racional de las posibles consecuencias de sus actos. Estas consecuencias tienden a ser a corto plazo – el pensamiento a largo plazo podría considerarse más estratégico en su naturaleza, pero incluso a largo plazo, la totalidad de las consecuencias de nuestras acciones sigue siendo desconocida.

Por esta razón – por la incapacidad humana de entender el espectro entero de consecuencias de los comportamientos que están bajo su control – existen conceptos como la autenticidad, que funcionan de una manera parecida a la fé, reconociendo la incapacidad humana para comprender el espectro entero de la relación entre causa y efecto en el universo físico.

Las personas «auténticas» actúan de acuerdo a este mismo principio, confiando en que en algún momento las consecuencias incalculables de sus actos se equilibrarán con la naturaleza superior de sus intenciones.

Mi entendimiento es que el ser auténtico funciona como una apuesta a largo plazo.

Puede ser las consecuencias inmediatas de ser «auténtico» parezcan incluso negativas. Pero el concepto de fondo es que si mantienes esa dirección, si eres honesto con lo que tú deseas, pretendes, o esperas, probablemente encontrarás tu fortuna en algún momento, incluso cuando tu manera de actuar parezca no tener senrido a corto plazo.